Hoy es el día

Estimada lectora, querido lector, permíteme que me acerque a ti desde mi condición de ilusionista que busca con su arte transformar, aunque sea por un instante, lo grave en liviano, lo imposible en posible y que “por arte de magia” los problemas queden en suspenso para atender al presente de la emoción.

Ilusión … preciosa palabra un tanto mal interpretada y desprestigiada. “¡no te hagas ilusiones!, ¡no seas iluso!, ¡de ilusión también se vive!” Te han repetido desde que tenías uso de razón.

Tengo una buena noticia: ¡¡es de ilusión de lo que se vive!!  Sí, así es, de la ilusión con mayúsculas que ha impulsado tu vida hasta hoy, de la que te ha ayudado a superar pequeños o grandes retos, aquella que iluminó tus “ primeras veces”, tus primeros regalos, tu primer sobresaliente, tu primer amor, tu primer trabajo, tu primer hijo, tu primer nieto. Esos momentos realmente mágicos que compensaban e incluso borraban las dificultades anteriores.

Este es el mágico poder del espíritu y la mente, nos ayuda a crear aquello en lo que creemos y a trabajar día a día para conseguirlo y sentirnos en paz y felicidad, porque estas no son nuestras metas sino nuestro camino y nuestra razón de ser.

Es posible que en estos momentos estés pasando por un mal trance personal o familiar, por motivos de salud o laborales, puede que te sientas solo o que tu soñada jubilación se haya convertido en monotonía o hastío. No es tarde en ningún caso para comenzar a escucharte, a mimarte, a marcarte un proyecto personal y, con la convicción de alcanzarlo, dar los primeros pasos para llegar a él. En ti está la magia, te lo digo desde la experiencia, para transformar todos los acontecimientos en algo positivo o al menos no dejar que sea un lastre para tu vida.

Todos los grandes hombres, creadores, artistas e inventores contaron con esa facultad de creer e imaginar y nos dejaron muestras palpables de que aquello imposible no lo era.

Busca en un diccionario la palabra imaginación: “facultad del alma para imaginar algo» … ¡qué bello! nos habla del alma y no de grandes y prodigiosas mentes.

El mejor momento para salir en busca de  nuestros sueños es hoy y ahora, empieza por marcarte una meta, puede ser de tipo profesional  o personal, ese puesto trabajo que quieres conseguir, ese negocio que nunca te atreviste a emprender, esa afición que dejaste abandonada por falta de tiempo …

Todo es posible, si das ese primer paso de imaginar y creer; cuando esa idea se instale en ti de tal modo que no puedas dejar de pensar en ello comenzarán a brotar ideas acerca de cómo, donde y con quién desarrollarlas. El camino empezará a allanarse ante tus pies, sin prisas, para que te deleites con ese viaje en felicidad. Un camino elegido por ti y para ti y donde podrás encontrar compañeros con quien compartir lo mejor de tu magia.

¡Atrévete! ¡Hoy es el día!

Con toda ilusión, Agustín Leal

 

Foto